la experiencia de conducción de un coche eléctrico

frase blog jjromero

Justo acabo de regresar a casa después de haber tenido la experiencia de conducir un par de vehículos con motor eléctrico, por gentileza del grupo PSA en Vigo. En concreto, tuve la oportunidad de manejar un híbrido enchufable y un coche eléctrico puro. Mi intención era experimentar la sensación de conducción de los motores eléctricos y notar, en primera persona, la impresión de llevar este tipo de vehículos. Vamos al lío 🙂

QUÉ ME LLAMÓ LA ATENCIÓN

Tres fueron las cosas que me resultaron muy favorables. Que conste que todas ellas ya las conocía «de oídas», pero me faltaba pasar de lo escuchado a lo sentido. El silencio de marcha es lo primero que uno aprecia, junto con la ausencia de vibraciones. Es muy agradable circular con ese nivel tan bajo de silencio, apenas el sonido del aire y la rodadura. Para quienes nos gusta disfrutar del trayecto, tranquilamente, escuchando música y recreándonos con el paisaje, se nota un avance con relación a los coches térmicos por más que éstos últimos también evolucionaron mucho en insonorización y aislamiento. Con todo, la experiencia de llevar un coche eléctrico es insuperable en este sentido. 

Lo segundo llamativo es la fuerza de empuje, que una cosa es escuchar a los demás cómo te la cuentan, y otra sentirla por uno mismo. Pisar el acelerador a fondo y notar una patada que te clava en el asiento, es una experiencia que únicamente se podía sentir en vehículos térmicos de altísimas prestaciones, e incluso yo creo que el coche eléctrico les supera. 

Y lo último que me gustó (aunque también lo esperaba) es lo lineal de la entrega de potencia. Al no tener caja de cambios no hay ningún salto de tramos y la potencia llega con fuerza y de modo lineal, constante, algo que supera a la mejor caja de cambios automática que pueda existir. Por muy bien hecha que esté para que no haya saltos, la eliminación completa de tramos es insuperable y otro punto a favor del coche eléctrico. 

Estas fueron las tres cosas que me sorprendieron y que suponen un cambio claro con relación a mi coche actual, un diesel de 170CV con caja de cambio automática. Hay una diferencia muy marcada en suavidad y placer de conducción que hace que ahora, mi vehículo me parezca anticuado, jajajajaja. 

LOS FRENOS QUE TOCA SUPERAR

Desde mi punto de vista, la transición hacia el coche eléctrico es imparable y aunque vamos metiéndonos en ello de modo progresivo, va a llegar un momento en el que el cambio se acelerará drásticamente. ¿Qué frenos existen a día de hoy para que esto suceda?

El primero es una creencia irracional e infundada; se trata de pensar que para tener un coche eléctrico es preciso aumentar la red de puntos de carga. En realidad no es así; quien se plantea la compra de este vehículo lo hace con la intención de cargarlo en su casa, y eso será lo que suceda en el 90% de los casos. La gente sabe sus necesidades diarias de desplazamiento y, si están holgadamente cubiertas por la autonomía de un coche eléctrico, se plantea su compra; y si no se las cubre, entonces sigue con lo actual y espera a mejor momento. ¿Para qué haría falta, entonces, una electrolinera externa? Para esos pocos casos puntuales en donde uno tiene un desplazamiento fuera de lo habitual, para cuyos casos las marcas (PSA en este caso, que es la que tuve oportunidad de conocer), habilitan coches alternativos, gratis, con los que hacer esas rutas excepcionales que requieren mayor autonomía. 

El segundo freno viene por la parte del precio de adquisición; en tanto no alcancemos economías de escala y se llegue a la producción en masa, el precio de estos vehículos equivale al de un vehículo término de altísima gama, lo cual es una traba para muchas familias. Trabajar distintas modalidades de pago que no obliguen al desembolso total de golpe podría ser una solución, y en ello están las marcas.  Aunque ciertamente el coste al final sea el mismo o superior por los intereses, la impresión de pago es diferente y el freno del precio se ve de otro modo. No cabe duda que la popularización del coche eléctrico provocará una bajada de precios, especialmente porque el coste de piezas que llevan, con un 90% menos de componentes que un motor normal permitirían poner precios mucho más bajos que los actuales. Es cuestión de tiempo y paciencia. 

Y el tercer y último freno que creo que existe, es que estamos ante tecnologías muy incipientes que irán creciendo de modo exponencial, dejando anticuado lo presente en muy poco tiempo. Eso hace que alguna gente prefiera esperar y dejar que la técnica se consolide, en lugar de anticiparse y descubrir, al poco tiempo, que ya aparecen mejoras sustanciales frente a lo que compró. En materia de baterías el asunto está claro; lo que hoy se considera una autonomía aceptable para el día a día (300 kmts), pasado mañana será una ridiculez. Para liberar este freno las marcas también ofrecen alternativas de renting con cambio del vehículo cada cierto tiempo, lo que facilita que el propietario tenga la tecnología actualizada en cada renovación. 

RESUMIENDO

Mis conclusiones finales tras esta experiencia de conducción son las siguientes: 1) creo que estamos ante una excelente tecnología para la movilidad que mejora a la anterior en placer de conducción, sin entrar en contaminación y ahorro en mantenimientos y repostajes. 2) creo que los frenos para la transición que ahora mismo existen son temporales y se eliminarán a medida que aumente la producción y se estabilice la evolución de la técnica. 3) creo que aquellas marcas que tarden en posicionarse en este mercado, tendrán serios problemas en el futuro para ganarse su hueco una vez que los pioneros hayan ocupado su posición. 4) creo, finalmente, que en España estuvimos haciendo el idiota con tanta zancadilla a lo eléctrico y que ese retraso que llevamos con relación buena parte de los países de Europa, nos pasará factura de un modo u otro. 

Atentamente

P.D.: ¡¡qué casualidad que la persona que acompañó en la prueba del Peugeot e-208 haya sido un contacto de linkedin agregado recientemente 🙂 Gracias, Aitor, por tu tiempo y explicaciones. Hoy quedamos «desvirtualizados», jajajajaja. 

firma juanjo

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.