la cultura del esfuerzo, ¿un lema del pasado?

frase blog jjromero
MIS FRASES FAVORITAS · JJRomero

Reconozco que no tengo clara la respuesta, y por eso someto esta reflexión a vuestra consideración y opiniones. Veréis:

Veinte años atrás estábamos metidos en entornos estables y relativamente predecibles, que se manejaban partiendo de un conocimiento que ya estaba consolidado y accesible a todo el mundo. Había avances en ciertas cosas, como siempre, pero en líneas generales, para ejercer cualquier profesión con ciertas garantías de éxito sólo había que aprender lo necesario en los lugares indicados para ello: Universidades, escuelas de negocio, Masters…. Las diferencias «técnicas» que podíamos encontrar entre unos centros y otros, aun existiendo, no eran tan determinantes. ¡¡Todo el mundo jugaba con las mismas cartas!!

En condiciones de relativa igualdad en cuanto al conocimiento de partida, las diferencias que se alcanzaban en la práctica se podían deber a dos cosas: 1) al talento particular de las personas, es decir, a la capacidad para aplicar lo aprendido de modo normal o de modo excelente, o 2) a la dedicación que se aplicara en la ejecución, o lo que es lo mismo, al esfuerzo medido en horas aplicadas. Dicho en una frase, si partimos de la misma base, la diferenciación tiene que provenir de la calidad de la aplicación o del esfuerzo metido. 

No discutiré que quien se esfuerza suele lograr mejores resultados que quien «va al ralentí», pero el dilema que pretendo resolver es el siguiente: ¿podemos decir que a día de hoy, en un entorno tan diferente, el esfuerzo sigue siendo igual de importante que en el pasado? 

¿PARA QUÉ QUEREMOS LA TECNOLOGÍA?

Cuando hablo de entorno diferente estoy pensando en todas las posibilidades que nos ofrece la tecnología sea cual sea el asunto que queramos resolver. Abrumados estamos por todos los avances que tenemos a nuestro alcance, a tal punto que la mayor dificultad para diferenciarnos es determinar qué tecnologías vamos a elegir para lograrlo. Entonces… ¿el éxito depende del esfuerzo o de la inteligencia para saber elegir las herramientas adecuadas? Esa es mi duda. 

Sinceramente, creo que hoy en día se pueden hacer las cosas de modo exitoso sin tener que meter tanto esfuerzo como en el pasado; sólo hay que tener muy claro el objetivo que perseguimos y descubrir qué herramientas nos pueden ayudar a alcanzarlo. Creo que es un tema de «inteligencia» más que de «esfuerzo». El esfuerzo sí era determinante cuando todos jugamos con las mismas armas y el mismo conocimiento, pero eso ya quedó muy atrás. Cuando alguien me dice trabaja 14 horas al día, de lunes a domingo, la impresión que me causa es que no está utilizando adecuadamente las posibilidades del momento. No sé. 

En definitiva, creo que seguir hablando de «cultura del esfuerzo» se está quedando desalineado con la realidad. No negaré la importancia del esfuerzo, aunque a veces creo que esta palabra debería ser sustituida por otras dos: inteligencia y perseverancia. Lo que sí tengo claro es que los tiempos en los que vivimos nos ofrecen multitud de posibilidades para lograr el mismo objetivo que antes con menor esfuerzo. ¿Cultura del esfuerzo o cultura de la inteligencia? Ahí os lo dejo

Un abrazo


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.