coche eléctrico, más allá de lo que se ve

frase blog jjromero
MIS FRASES FAVORITAS · JJRomero

Llevo varios años dándole seguimiento al asunto del coche eléctrico porque intuyo que por ahí vienen cambios drásticos para la economía global. Se trata de una de las industrias que más dinero mueve y que más puestos de trabajo mantiene activos, de todas las que conocemos. Lo que me extraña es que la mayor parte de los debates se centran en al ámbito de la movilidad y el impacto ecológico, siendo que las consecuencias de la transición van a ser bastante más amplias.
 

Cinco son los ámbitos de impacto que tengo detectados y que ahora detallaré: 1) fabricantes de automóviles. 2) Empresas auxiliares. 3) Industria petrolera. 4) Recaudación de los Estados. 5) Mercados de compra-venta. 

FABRICANTES DE AUTOMÓVILES

Iphone fue a Nokia lo que Tesla será a Volkswagen y demás. Aunque a ojos vista todos los vehículos son parecidos  -cuatro ruedas, un volante, asientos-, sabemos que estructuralmente los vehículos eléctricos presentan grandes diferencias en lo que no se ve. Y la mejor manera de entenderlo es acudir al mundo de la telefonía y hacer una analogía con lo que sucedió cuando salió el Iphone. En apariencia se trataba de un teléfono más pero su arquitectura interna escondía capacidades y funcionalidades hasta ese momento desconocidas. Eso explica la rapidez de su introducción en un mercado ya saturado de terminales y la quiebra de empresas que «no le vieron las orejas al lobo». 

Me temo que la historia se va a repetir en el sector del de automóvil, aunque en este caso no será porque los «de antes» no tengan clara la amenaza de las nuevas marcas. Ahora el problema es otro. La «vieja» industria, con miles de millones invertidos en gigafactorías y tecnología, no puede permitirse el lujo de tirar por la borda todo el capital económico; tratará de competir con «adaptaciones» de sus modelos actuales para aprovechar así las plataformas, cadenas de ensamblaje… todo lo que sea posible. Sus soluciones finales competirán con modelos de nueva hornada  (Tesla, Faraday FutureLucid motors, y así hasta 20 marcas más que se están cocinando, chinas incluidas) que están desarrollando modelos «ad hoc» capaces de sacar el máximo provecho de todas las nuevas tecnologías, tanto en el campo de la eficiencia energética como el de las tecnologías. Desde fuera no notaremos cambios radicales en el aspecto de los vehículos, pero la experiencia de conducción sí que va a ser netamente superior a la que ofrecerán las marcas «de toda la vida». No me lo estoy inventando ni lo estoy intuyendo; lean las opiniones de quienes ya poseen un Tesla y compruébenlo por ustedes mismos. 

Dejo un video para los más incrédulos: 

[su_youtube url=»https://youtu.be/IRtCFv3ch-w» width=»600″ height=»400″ responsive=»yes» autoplay=»no» mute=»no» title=»» class=»»]

En definitiva, tengo serias dudas de cómo responderá el cliente cuando tenga ante sí la oportunidad de elegir entre modelos conceptualmente nuevos o adaptaciones de vehículos «de antes», pero sospecho que el caso «nokia» se va a repetir en el sector de la automoción y que las marcas nuevas van a dejar «descolocadas» a las veteranas

EMPRESAS AUXILIARES

Los vehículos eléctricos tienen un motor, salvando las distancias, tan simple como el de una lavadora. Puede girar durante millones de kilómetros sin apenas mantenimiento, y para su construcción se precisa un 90% menos de componentes que para fabricar un motor térmico. ¿Intuimos el impacto que esto va a tener en los proveedores auxiliares de las grandes fábricas, cuando éstas pasen a integrar los nuevos motores eléctricos? 

INDUSTRIA PETROLERA

Lo que unos ganan, otros lo pierden. Si estamos ante una transición en los modos de aprovisionar energía para nuestros vehículos, es cuestión de tiempo que las petroleras comiencen a notarlo en su cuenta de resultados. El impacto no se quedará en las multinacionales del sector, sino que hay que extenderlo a las pymes propietarias de gasolineras, que se quedarán sin sentido con vehículos que se recargarán el 90% de las veces en los hogares y esporádicamente, en parkings, hoteles, restaurantes…;

Toca cambio de jugadores; el petróleo se sienta en el banquillo y salta al terreno de juego mister «electrón». Ya veremos cómo impacta este asunto en una economía basada en el oro negro, con milles de millones en juego a través de fondos de inversión que mantienen en su cartera activos de este tipo.  

RECAUDACIÓN DE LOS ESTADOS

Aquí viene una muy gorda !!!!! ¿Cuántos ingresos supone para cualquier país la recaudación por impuesto sobre hidrocarburos? Son miles los personas las que diariamente dejan un porcentaje de su dinero en las arcas del Estado cada vez que repostan, cuantía que tenderá a disminuir progresivamente a medida que la transición se consolide y los nuevos vehículos se recarguen en casa.

Ante esta cuestión algunos responden: aplicarán el impuesto a la electricidad,  pero el asunto no es tan fácil. Habría que discriminar cuánto se gasta en cargar el vehículo cuánto se gasta en el consumo del hogar, porque tratar a todo por igual y hacer una subida «a lo bestia» sería inasumible por las familias. Y no solo eso; conviene no olvidar que ya existen tejas capaces de captar luz solar y convertirla en energía que puede ser almacenada en baterías, para cargar desde ahí los vehículos eléctricos. Esto en USA, que nos llevan mucha delantera, ya está a la orden del día cada vez que se compra un vehículo eléctrico. Va en el «pack». ¿Qué esconden los gobernantes para suplir esta merma? Alguna sorpresa nos darán.

MERCADOS DE COMPRA-VENTA

En España somos muy bestias. Cuando aparecieron los smartphone renovamos el parque de teléfonos móviles en un abrir y cerrar de ojos, convirtiéndonos en líderes en Europa en el número de smartphones por hogar. Mi impresión es que va a hacer lo mismo con el coche eléctrico, sobre todo cuando las administraciones abran el chorreo de subvenciones. Somos muy «de subvenciones». 

El día que eso suceda habrá un tapón monumental para dar salida a los vehículos térmicos, y dudo que el mercado de segunda mano será capaz de dar absorber tanto stock como va a venir. Para aquellos que se planteen cambiar el vehículo y quieran apostar por uno de segunda mano, la ocasión será espectacular: encontrarán vehículos de altísima gama a un precio fantástico.

EL CIERRE

Pues aquí lo dejo. Estas son mis intuiciones sobre el impacto de esta transición que está a la vuelta de la esquina, opiniones personales susceptibles de discusión y debate, of course. Piensen y opinen, que estaré encantado de escucharles.

Un abrazo

JJ

 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.