Este no es un extenso decálogo de buenas intenciones, como suele ser habitual encontrar en muchas organizaciones. Esto es una relación de los tres principios que nos mueven, tres cuestiones que llevamos en nuestras raíces y que conforman nuestro modo de ser y de comportarnos. Tres, solo tres, pero de capital relevancia para nosotros:


1. MÁXIMA IMPLICACIÓN CON NUESTROS CLIENTES

El mundo actual está repleto de alternativas y el ámbito de la formación y la consultoría no es una excepción. Apreciamos mucho que alguien nos elija de entre tanta oferta y somos conscientes que ello nos obliga a no defraudar sus expectativas. Es por ello que no escatimamos recursos ni esfuerzos a la hora de devolverle a los clientes la confianza que han depositado en nosotros, y aunque los índices de fidelización que estamos alcanzando evidencian que vamos por el buen camino, tenemos el firme propósito de no “dormirnos en los laureles” y seguir siempre discurriendo nuevos modos de dar más de lo que se espera de nosotros. Nos sentimos muy orgullosos de esta auto-exigencia que nos hemos marcado: dar más de lo que se espera.


 2. MÁXIMO RESPETO HACIA NUESTROS PROVEEDORES

No se puede crear un negocio excelente sin rodearse de gente excelente. Por eso queremos tener a nuestro lado a los mejores proveedores y que ellos estén muy orgullosos de tener a Suma Importancia entre sus clientes; para ello hemos creado nuestra propia Ley de pago a proveedores en la que, en lugar de pagar a 60 días como el Estado obliga, nosotros nos hemos marcado el tope de 60 horas. ¿Y sabes qué?: ¡¡que lo estamos cumpliendo!! La media de pago lograda desde nuestra constitución como empresa es de 7 horas desde la recepción de las facturas. Porque creemos que el trabajo de los demás merece el máximo respeto, nosotros nos auto-obligamos a pagar a la mayor celeridad posible. Esto va en coherencia con nuestra misión: ayudar al desarrollo de los negocios. ¿Verdad que no sería sensato demorar, sin justificación, el ingreso del dinero que debemos a otras empresas? Nos sentimos muy orgullosos de ser tan auto-exigentes a la hora de compensar el esfuerzo de los demás.


3. INNOVACIÓN CONSTANTE: ¿cómo podemos mejorarlo?

La gente tiene seguidores; nosotros hemos creado una categoría más allá: los “perseguidores”. Se trata de personas que acuden recurrentemente a nuestros eventos buscando encontrar valor para su desarrollo personal o profesional. Los “perseguidores” nos fuerzan a ofrecerles contenidos nuevos y son los “culpables” de que cada conferencia o curso evolucione día a día; el beneficio de esta presión redunda en beneficio de todos: ellos ven cumplidas sus expectativas de seguir aprendiendo cosas y nosotros nos vemos obligados a mantenernos totalmente actualizados e integrar nuevos conceptos, metodologías y herramientas. ¡¡Es perfecto!! Nos sentimos muy orgullosos de haber creado esta nueva categoría y ellos son nuestra principal razón de ser. Lo que somos se lo debemos a ellos 🙂


EXTRA BONUS

y además…

PUNTUALIDAD.- la puntualidad es un signo de respeto hacia el tiempo de los demás. Organizamos cuidadosamente nuestros desplazamientos para llegar a la hora fijada y no hacer esperar a quien está citado con nosotros.

SOSTENIBILIDAD.- Caminamos, usamos el bus, el tren…; hacemos un uso poco intensivo del vehículo privado y con ello mejoramos los números de nuestro negocio y lo hacemos más sostenible, al mismo tiempo que ponemos nuestro granito de arena para lograr un entorno medioambiental menos contaminado y más amigable.

COOPERACIÓN.- creemos que un entorno tan complejo sólo se puede abordar con éxito mediante la cooperación. Buena parte de las relaciones que entablamos se basan en el aporte recíproco de valor, y eso nos enriquece a todos. Son tiempos de colaboración, no de competición. Así lo creemos y así lo aplicamos. GO!!!!

Y LO MÁS IMPORTANTE: ¡¡¡No cogemos el teléfono mientras estamos comiendo!!! El respeto hacia nosotros mismos y hacia nuestros ratos de placer también es importante.

 

 

 

QUIZÁ TE INTERESE